Para mi el Coaching es el Arte del Acompañamiento. En el caso del Coaching de Vida, es el que te acompaña en un proceso de Autoconocimiento, basándose en aquellas áreas de tu vida en las que te interesa focalizar en ese momento.

Todo este proceso es una cuestión de compromiso entre el Coach y el Coachee (cliente).

Ambos van de la mano hacia el objetivo del Bienestar Interior. Y si éste proceso es contigo mismo y tú eres tu propio Coach, el compromiso es aún más fuerte y necesario.

Hoy quiero hablarte de una de las herramientas del Coaching para conseguir lo que te propongas, y es la Definición de Objetivos.

Nuestra vida esta repleta de cambios, decisiones y acciones. En cada segundo estamos tomando la decisión de hacer una cosa u otra, y hay decisiones más “leves” y otras más trascendentales.

En éstas últimas, el proceso de decisión y planificación suele ser más lento, tedioso y poco apetecible, simplemente porque lo que “está en juego”, es algo más importante que una hora perdida de nuestro día.

Hoy me gustaría enseñarte los pasos indispensables a la hora de conseguir los que te propones. Como nos acercamos a una Luna Nueva de inicios, de plantar semillas y deseos, éste es un excelente momento para aprender como tienen que estar definidos esos objetivos.

Como te comentaba más arriba, el Coaching nos dice que lo primero que hemos de hacer es Posicionarnos y Tomar Conciencia de donde estamos, es decir, analizar nuestro Estado Actual. Una vez sabemos eso, enseguida identificamos cuanto camino nos queda y como podemos recorrerlo, pero recuerda que sin el punto inicial no hay dirección.

PRIMER PASO

Posicionarse en el Presente:

¿Dónde estoy?

¿Qué me ocurre? ¿Qué es lo que estoy sintiendo? (emoción)

¿Dónde se encuentra mi atención en este momento?

SEGUNDO PASO

Identificar que es lo que quiero conseguir = Desglosar el Objetivo

¿Qué es lo que realmente quiero? ¿Qué significa para mi esto que deseo manifestar?

*A veces tenemos problemas con este paso. Suele surgir una situación como esta:

“Estoy mal, pero no sé qué queiro conseguir”

En estos casos, algo que sirve de mucha ayuda es hacernos las siguientes preguntas:

Por muy disparatado que suene, ¿qué me encantaría estar haciendo ahora mismo?

Si mi Yo del futuro viniera ahora a decirme que cambie algo de mi vida, ¿Que me diría?

Si no tuviera Miedo, ¿qué haría?

¿Qué es lo que más placer, diversión, alegría me da hacer?

¿Qué hago cuando nadie me ve/juzga?

TERCER PASO

Identifica la Raíz de tu deseo para tener muy clara la MOTIVACIÓN del cambio:

Para qué quiero conseguir esto?

¿Qué me mantiene motivaco para seguir adelante?

¿Qué es lo que me está llevando a hacer este cambio?

¿Qué puede pasar si no lo hago?

CUARTO PASO

Métodos, herramientas, oportunidades, capacidades..

Llega el momento de crear el plan de acción directo hacia tu objeitvos, es decir, poner sobre papel las ACCIONES que me llevaran directa o indirectamente a aquello que deseo manifestar:

¿Cuales son algunas opciones disponibles para mi ahora mismo?

Escribe una lista de qué es aquello que SÍ tengo para llegar a mi objetivo (pueden ser valores tangibles o intangibles: creatividad, entusiasmo, apertuda, solidez económica, apoyo social…)

¿Qué está en mis manos actualmente para llevar a cabo mi meta?

¿Hay alguien que me pueda ayudar en este tema?

QUINTO PASO

A partir de dicho análisis previo, lo último que queda es crear el plan de acción con la metodología SMART:

¿Qué ha de tener el objetivo?/ ¿Cómo ha de ser?

S = Específico. Ha de ser concreto. No puedo tener el objetivo tan amplio de “quiero encontrar un trabajo que me haga feliz” No, busca qué tipo de trabajo buscas, con qué condiciones, lugares, etc.

M = Medible. ¿En cuanto tiempo lo puedo conseguir? Este paso nos ayuda a ver los avances y a fraccionar las acciones e ir por partes. “Este mes me dedicaré a esta tarea, el siguiente a esta otra..”

A = Alcanzable. Este paso es tan sencillo, como poner REALIDAD al asunto. ¿Está dentro de mis capacidades? Si tengo 40 años, tengo una discapacidad física y quiero convertirme en futbolista profesional, quizá este objetivo no sea del todo realista AHORA. Reflexiónalo..

R = Real. Esto se resume a tener la suficiente Motivación y sentido de la Realidad. Quererlo de verdad, desearlo con todas tus fuerzas y poder verlo y visualizarlo en nuestro mundo. Siempre con los pies sobre la tierra.

T = Temporal. Y por último, entiende que las metas han de tener un principio y un fín. Ponerle fecha de caducidad es indispensable para crear la sensación de “Esto es Importante cumplirlo”.

Y ahora, coge papel y lápiz y apunta los procesos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *