Hacía tiempo que no hablábamos de como Venus y Mercurio cambiaban de signo, y es que estos dos estuvieron retrogradando en Géminis y en Cáncer los últimos meses, aportándonos aprendizajes de gran valor.

Ahora, ya después de unas semanas de revisar últimos detalles, ambos entran en un nuevo signo pasando página y volviendo a “caminar” a su velocidad natural.

Mercurio en Cáncer nos ayudó a procesar emociones albergadas durante la temporada de Eclipses que tuvimos y al pasar a Leo es momento de salir de cascarón y expresar con y desde el corazón aquello que sentimos e intuimos.

Es momento de..

– Ser auténticos a la hora de comunicar.

– Compartir alegría, generosidad y brillo a través de nuestras palabras.

– Mover hacia adelante algún proyecto que tengamos en mente.

 

 

 

 

 

Venus por otro lado, entra en el signo anterior, Cáncer. El signo de la Luna, de las emociones, las necesidades.

– Se enfatiza la sensibilidad, el deseo de compartir emociones, de estar con personas cercanas, de volver a casa.

– Disfruta estar en familia, los placeres de antaño, de la infancia, el contacto con el Agua, con la decoración, la cocina..

– Es un buen momento para hacer las paces con nuestro lado Femenino, con la manera de actuar, pensar y sentir como un ser que merece recibir, merece confiar y ser sostenido por otros (sin la necesidad dependiente de otro/s).

 

 

Pregúntate:

1.  ¿Qué tan receptiv@ estás a dejarte ayudar, aconsejar, acompañar?

2.  ¿Qué tan abiert@ estás a compartir desde el corazón, a compartir tu luz, tu voz?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *